24 mar. 2009

Es una ‘jugada política’…¿Es que hay otro juego?

El pasado jueves 19 de marzo a la tarde, la presidenta CFK sorprendió a muchos, sino a todos. Ni hasta los analistas mas imaginativos pudieron anticipar la decisión que se anunciaría. Las respuestas al mensaje, por parte de quienes opinan, informan, analizan, fueron monocordes y simples hasta la sorpresa. ‘Es una jugada política más’

Cuando se hace una afirmación y por el principio aristotélico de no contradicción, se niega lo contrario, lo otro. No alcanzo a entender en este caso qué es lo otro. Qué es una jugada política, para quienes así (des) calificaron lo de ayer y qué no lo es.

¿Existen acciones políticas, comunicaciones, anuncios que no sean una jugada, un movimiento, un avance en las posiciones? Cuando un dirigente agropecuario habla pidiendo cambios ¿no juega un papel político? ¿no es ésa una jugada política? Cuando una legisladora muestra su preocupación por la delincuencia y motoriza una marcha, ¿es acaso ésa una movida no política? ¿se trata de una jugada religiosa, científica o artística?

La política atraviesa la vida social, sencillamente porque la manera de articular la convivencia humana ( antes de usar armas de fuego) es un permanente proceso de discusión, de negociación sobre quién hace qué cosa y para quienes.

Y si no, hagamos un ejercicio que nos previene contra la neutralidad que muchos propugnan cuando elaboran sus arengas. Cada vez que se sostenga que ‘Córdoba aporta 5000 millones al tesoro nacional, y ahora le devolverán 500’ nos preguntemos, ¿hay un posicionamiento político, una jugada que victimiza a una parte ( la que ‘cede’ 4500 millones, en este caso) para establecer que la otra parte se queda –injustamente- con lo que no le corresponde?

Hablemos claro, sin hacer apología de ninguna empresa de telefonía móvil, y aprendamos a discutir, a proponer medidas, sin descalificar al otro como ‘hábil jugador político’ o como soberbio que no acepta consensos. Pero además, y crucialmente, como cordobeses, revisemos qué significa integrar un país cuando gritamos la cantidad de dinero que aporta una de las partes, una de las provincias. La voz de algunos dirigentes de Córdoba suena hoy como la de aquellos en Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, que no se sienten bolivianos, en ambas la región se exhibe como la pobre hermana rica de la que todos se aprovechan. Me acuerdo cuando Menem hablaba de provincias ‘viables y no viables’ y sugería que algunas provincias pobres – que no aportaban los mismos miles de millones al tesoro nacional- no debían seguir existiendo.

Sería interesante revisar los principios fundantes de nuestra república, por que al parecer algunos pretenden que se nuestro país se vuelva a organizar en base al aporte, a la riqueza, de cada una de sus partes.

No hay comentarios.: